ADULTOS SIN MANUAL DE INSTRUCCIONES

Si sos un adulto con dificultades en tu organizacion, pero no por exceso de tareas sino por que sos capaz de hacer complejo lo mas sencillo, tal vez puedas encontrar algunas cosas utiles aqui.
Si sientes que un motor esta encendido sin poder silenciarlo, o que tu motivación se escurre y te aburres demasiado pronto... Si haces mil cosas pero pocas terminas...

Si las listas de tareas incompletas te superan, si quisieras tener un mes más en el año porque jamás llegas a tiempo, tal vez aqui te encuentres.
Si olvidas tus llaves, tus telefonos, tus compromisos, lo que te han dicho o ibas a decir....la cara del mozo, el nombre de la mujer de tu socio....estas en el horno si sos un adulto. Pero puede que tengas TDAH.
Si te sientes irresponsable, avergonzado, humillado y por sobre todo desconcertado porque por momentos tu funcionamiento parece exactamente igual que el del resto....
Tal vez aqui encuentres una pista. Si recuerdas el link...
Aquí estoy para a ayudarte a que lo recuerdes. Te espero en este espacio, para que entres, leas, comentes, compartas con otros y siempre regreses por mas!
Nos vemos
Norma Echavarria
Médica Psiquiatra

martes, 28 de febrero de 2012

UN VIAJE SIN PASAJERO.



Un viaje sin pasajero.
Un relato para detenerse.

Norma Echavarria. Copyright

Un montón de energías, se acumulaban en una sola persona.
Increíblemente todos lo recordaban por su tan mentada habilidad en sus cuasi carreras de obstáculos cotidianas.
Pero no por quien era. Iba a tal velocidad que ni sus rasgos eran distinguibles, o casi.
Nadie podía igualarlo en este aspecto.
Muchos eran los que formaban parte de la lista de ex socios, ex amigos, ex compañeros, ex parejas.
Y todo se iniciaba siempre de la misma manera.
Era igual en sus relaciones amorosas, sus amistades y sus intereses.
Del intenso romance, de la comunión y de un vínculo de intensa conexión inicial en compañía de nuestro protagonista, uno por uno, por mejor inicio que hubieran tenido, todos quedaban detrás como una estela...
Intenso, así era nuestro protagonista.
Uno por uno, sin excepción todos padecían de su torbellino huracanado.

Intenso, pasional, único en lo suyo. así era siempre, emprendiera lo que emprendiera.
Tenía una enorme capacidad para funcionar como lo hace un imán a su paso, cuando le rodean metales...

Asi se iban pegando otros hechizados por su también increíble capacidad de seducción.
Brillante, ingenioso y creativo, simpático y enormemente cautivante, era como una sirena que atrayendo navegantes con su canto, luego dejaba encalladas sus embarcaciones en los arrecifes sin remedio.

Una especie de híbrido de genio y loco.
Pero uno de alta velocidad.

Un ser que bien podríamos homologar con una piedra preciosa, cuyo brillo encandila y atrae al mismo tiempo.
Sus mañanas empezaban siempre en varios canales simultáneamente.

Mientras se duchaba, su mente acompañaba el ritmo automático del agua, de manera que más de una vez al haberlo hecho sin registro consciente, no tenía luego memoria ni siquiera de haberse siquiera mojado un poco.

Le daba lo mismo, hiciera lo que hiciera, jamás podía tomar registro.
Una especie de máquina de calcular, cuyo disco rígido tenía capacidad infinita, pero eso sí, era tan rígido su estilo de pensamiento que mas valía siempre estar en coincidencia, o aceptar el desafío de toda esa energía aplicada al enojo.
Asi era como vivía diariamente.
A su ritmo y sin registro de los otros.
Aunque el discurso era que todo lo hacía solo y para los que iban a su lado, a los que quejosamente abastecía. Daba y quitaba con la misma generosidad.
Una máquina de hacer y de destruir, paradójicamente, solo que vaya alguien a atreverse a hacerle ver a nuestro amigo, que era precisamente su manera, la responsable de muchos de sus conflictos diarios.

miércoles, 8 de febrero de 2012

Tejiendo la trama de la vida.

Subir y bajar puede ser divertido, cuando pienso en el sube y baja de la plaza en mis épocas de niña.
Subir y bajar arrastrado por el torbellino emocional no suele ser tan divertido.
Subirse a un proyecto y bajarse sin que siquiera nos demos cuenta, menos.

Bueno, antes sentía el vértigo de las subidas, del entusiasmo, de la adrenalina de los proyectos, ideas nuevas, viajes, oportunidades para volarme junto con ellos. .
Hoy siento que cada vez que sopla viento Norte, del que me hace liviana y me hace subir quiero agarrarme al muelle o a una ventana. Pero a veces me toma desprevenida y me olvido...

Es que todo lo que sube tiene que bajar....
Y no me gustan las caídas estrepitosas. Por eso rechazo ahora tanto el vértigo.
Hacen ruido en mi panza.
Entusiasmarse en exceso, suele ser producto de dejarse llevar sin medida. La palabra exceso lo dice, es mas de lo que debería...no?

Grandes expectativas, sueños y situaciones maravillosas, no siempre deben ser evitadas.
 Muchas veces el entusiasmo es consecuencia de tener entre manos realmente algo maravilloso.

El gran problema es cuando lo que tenemos es un deseo, un sueño, algo inasible, o nos compramos el buzón con la vereda incluida, el castillo con la vajilla y el personal doméstico, cuando construimos un mundo de idealización y olvidamos cotejar con la realidad la posibilidad de que realmente exista.
Cuando nos subimos como globos de gas sin registro...

Inocencia? Idealismo? Credulidad? Fantasía? Confianza excesiva?

Tal vez otra cruel característica de los adedianos.
Vivimos colgados de una palmera también a la hora de subirnos a la vida, y lo hacemos como si fuera un sueño.

domingo, 5 de febrero de 2012

Aceptar, ser, agradecer

Una historia que vale la pena

 Este es un momento de mi vida que quiero regalarle a mi papá: Este fragmento de mi vida fue escrito hace un tiempo, en la época en que me permití remar regalándome un espacio de paz y de calma....Hoy estoy trabajando para volver a ello pero me pareció mas que importante compartirlo. con Uds. y con el a sus 87 años !!!
Porque el también tiene TDAH y me enseño a vivir sin que padecerlo mutilara mi esencia y su mensaje cotidiano de amor fue y es el mas sanador de los tratamientos... es que quisiera que todos Uds como padres vean a sus hijos cada dia desde la aceptación y el amor incondicional.
Hoy tengo 52 años, y esta carta auténticamente transmite el efecto de vida media prolongada del amor incondicional de un padre.

 Aqui la carta..... que tiene 5 años...

Soy la segunda hija, del hombre más maravilloso que pude elegir como padre. Dicen en Oriente que los niños esperan desde el cielo, eligiendo el momento y la historia adonde instalarse. Yo creo que elegí muy bien… Ser parecida a él, no solo en el color de sus ojos o en su brillo, son cosas que llevo conmigo. 

Contar en mi interior tanto con su sensibilidad como con sus debilidades, también van con el combo….

El miércoles pasado, salí del muelle como todos los miércoles, solo que hacía muchísimo frío, y el día estaba absolutamente gris. 
Remar en el Tigre me ayuda a ver como la vida pasa llevando mi bote, y puedo dirigirlo por momentos, y en otros dejar que me transporte. Pero veo como la corriente pasa, mas alla de mis deseos que controlar mi rumbo.


El cielo hubiese espantado a cualquier ser normal de animarse a una actividad al aire libre, pero yo rendí culto a la vida, como me enseñaste con tanto cariño. 
 Remando, mientras las palas se hundían en el agua muy tranquilas, pensaba en mi vida. 
Era miércoles, 10 a.m., y yo, una médica psiquiatra, con agenda completa y con cinco hijos, llena de ocupaciones, estaba allí disfrutando de ella. 


 Dios mío, por un instante sentí que veía una escena de una película indescriptible.
 Era parte de un sueño imposible… 
Pero pude lograrlo a solo 30 Km. de mi agenda. 
No había sol, para justificar la exposición al frío, pero justo allí me di cuenta que eso era parte del secreto.
 En mi mente, el sol está presente todo el tiempo. 
Y puedo no solo verlo sino sentirlo a pesar de que las nubes se propongan ocultarlo a toda costa. 


¿De donde salió tanto romanticismo?
 Nadie mas allí había, para que esa escena fuese parte del simulacro de vivir a pleno, como muchos otros hacen. 
 Desde que me propuse ser yo misma, nunca más tuve en mi vida una sola escena que no fuese aquella donde quería estar. 
 Puedo imaginarme ahora desde el bote, como la belleza de la vida nos rodea todo el tiempo. Lástima que muchos pierden el foco. 
 Desde mi infancia subida a la “montañita” de tu Gordini, siempre me gusto viajar por todas partes, y más aún hacerlo a tu lado. 
 Muchísimas veces vuelvo a Córdoba, no sólo porque necesito aun el contacto con mi historia, sino porque fue el primer sitio adonde me llevaron de paseo largo. 


 Vuelvo porque se que estás siempre esperándome con ganas. 
La vida me ayudó siempre. A pesar de haber tenido que atravesar obstáculos difíciles, siempre salió el sol para mí. es que en realidad me enseñaste que la luz vive en nuestro interior y siempre, siempre está presente, aunque la empañen problemas, angustias, o la hagan brillar mas momentos de felicidad plena.


 Nunca en realidad dejé que mis miedos y mis angustias me convencieran que se había ido. 
Porque tu enseñanza la llevo en mi alma, no en mi mente.


 Seguí remando, disfrutando del canto de los pájaros, del ruido del viento que cada vez era más fuerte, un silbido sordo y frío que me ayudaba a disfrutar de estar viva.


 Imágenes a millares se impactaban en mi pantalla mental. 
 Me di cuenta que la vida me había elegido realmente. 


Era conciente que en dos semanas cumpliría 47 años, que tenía en mi historia muchos momentos felices y otros no tantos, pero que era poseedora de la fabulosa posibilidad de ser libre. 


Estar sentada en el lugar que había elegido, remando en el río que elegía me hacía poseedora de la máxima felicidad. 
 Cuántos realmente gozarán de tanta riqueza? 
Estar en el mundo haciendo lo que me gustaba había sido el resultado de un largo proceso de trabajo arduo.
 El momento se expandía hacia los costados, tan lejos que superaba la distancia entre las palas. 


Me di cuenta que la felicidad es solo el producto de la intención y la posibilidad de creer en uno mismo. 
Hacerlo consciente me hacía tremendamente rica. 
 Compartirlo con quien es y será el mentor de tanta sabiduría, es mas de lo que hoy puedo pedir, o merecer. 
Quiero que sepas que nunca, jamás dejará de permanecer conmigo todo lo que me brindaste en estos 47 años. 
Quiero seguir imprimiendo fotos para tu álbum. 
Fotos que son un instante congelado de la hermosa película de mi vida. 
La vida que me enseñaste a saborear, como raspando la olla hasta que ni un minúsculo rastro de chocolate quede a la vista. 
La vida me ha premiado y quiero que lo podamos compartir cada año juntos.
 Te quiero horrores, Pa.






Normi 6 de septiembre de 2006 actualizado para hoy firmo de nuevo al pie.












Norma C Echavarría
5 de febrero 2012.

sábado, 4 de febrero de 2012

Quien dijo miércoles?. Extractos de una historia de película.


Miércoles. 
Mariana odiaba los Miercoles. 
Era el día en que debía ir al supermercado.
El problema no era el de manejar unas cuantas cuadras hasta el lugar. El problema era todo lo que debia hacer antes, durante y despues de regresar.

No sabia bien cuando habia decidido que los Miercoles eran el mejor dia para hacerlo, seguramente asi lo habia determinado Maxwell, despues de alguna discusion de esas interminables donde le decia que no podia entender como siendo mujer le era tan dificil realizar las simples tareas de la casa.
Max tenía todo calculado.
Max se había empecinado en hacer que Mariana pudiera tener un orden.

Y era cierto, para Mariana siempre había sido dificil lidiar con lo que él llamaba ¨las simples tareas de la casa¨.
 Habían decidido que él seguiria estudiando y ella se quedaria a cuidar a los niños y ocuparse del hogar aun antes de casarse. A Max le gustaba planificar y estar siempre preparado.
Max era historia ahora, pero sus palabras y sus críticas seguían siempre en un nivel subliminal de su conciencia.
Pero ella no sabía organizarse, le costaba recordar dónde había guardado el jabon de tocador y si había comprado lavandina. 
Aún sin trabajar afuera, el dia se le pasaba volando, no hacia a tiempo a ordenar la cocina, hacer las camas, llevar a Paul al colegio y cocinar para la hora de la cena. 

Un escalofrio la sacudió y sin pensarlo salió por la puerta trasera hacia el auto. 
Al llegar al supermercado, comenzó a buscar, primero en el bolsillo derecho, luego el izquierdo, quizas en la camepera, la cartera... no podia encontrar la lista que había realizado hacía solo un momento. 
Estaba casi segura que la había traído!
Que sensación familiar la de revolver desesperadamente en busca de algo que creía tener consigo..
Pensó que algún día dejaría de hacer listas, porque de nada servían si desaparecian en el momento en que eran necesarias. 
Sonriendo recorrió los pasillos, buscando registrar visualmente algo que le llamara la atención para agregarlo al carro... guiada un poco por la intuición y otro poco por el impulso siguió agregando manzanas, detergente y dentifrico...zapallitos, huevos y desodorante. 

Sin siquiera respetar el orden en que las cosas estaban en el supermercado, Mariana se paseaba haciendo zigzag a gran velocidad... sin saber bien adonde iba... pero por las dudas siempre a gran velocidad.  
Finalmente se dirigio con dificultad a la caja.
 ¨Efectivo o tarjeta de credito?¨ 
Mariana sacó de su enorme bolso una billetera llena de papelitos y comenzó a desplegar en la cinta transportadora  tarjetas de todos los colores... de Blockbuster, de la biblioteca, del seguro médico suyo y de Paul... apurada al ver las caras de las 7 personas que esperaban en la fila detrás suyo, tomó el dinero, se disculpó con la cajera y se lo entregó.... la cajera  desenrrolló los billetes y le devolvió una receta medica que estaba  entre ellos... hacia una semana que tenia que llevarla a la farmacia y parecia haberse evaporado! 
Entre risas la guardo nuevamente en la billetera, y comenzó a embolsar... a gran velocidad.

Ubicó todas las bolsas apiladas de manera desordenada en el baul de la camioneta y salio apurada del estacionamiento porque aún tenía que ir a buscar a Paul al colegio.

Una vez de regreso comenzó a separar los alimentos que debían ser refrigerados de aquellos que iban en la alacena. Tiró un pan lactal que no había sido abierto, pero que había quedado fuera de la heladera.
 Guardó la leche, convencida que aún cuando hubiera 3 cartones ahi dentro, su hijo estaba en plena etapa de crecimiento y siempre venia bien un poco mas de calcio. Y entonces se dio cuenta...
Todo doble!
 La memoria visual de Mariana seguramente le había jugado una mala pasada y había recordado todo aquello que se encontraba en la lista... de la semana anterior!

Finalmente guardo las bolsas de papel para reciclarlas y bajo al sotano, a acompañar con la guitarra a Paul que tocaba la bateria. 
¨Mamá, te acordaste de comprar shampoo, no?¨ Mariana cerro los ojos y siguio tocando. ¨una cancion mas y voy¨
escrito por
María Julia Nahmias
copyright 2011.


Menú del día.



Porque a veces leer nos resulta muy muy complicado....
Porque no podemos prestar atención ni para enterarnos de que se trata esto de ser desatento....
Porque no podemos detenernos demasiado para hacerlo... porque estar detenidos es casi imposible
Testimonios de protagonistas...Menu del dia
Disfrutenlo y aprendamos que podemos divertirnos mientras lo hacemos...
Y si te pareció claro, apretá share...compartilo todos tenemos derecho a estar informados.


Norma Echavarria
copyright
4 de febrero 2012