ADULTOS SIN MANUAL DE INSTRUCCIONES

Si sos un adulto con dificultades en tu organizacion, pero no por exceso de tareas sino por que sos capaz de hacer complejo lo mas sencillo, tal vez puedas encontrar algunas cosas utiles aqui.
Si sientes que un motor esta encendido sin poder silenciarlo, o que tu motivación se escurre y te aburres demasiado pronto... Si haces mil cosas pero pocas terminas...

Si las listas de tareas incompletas te superan, si quisieras tener un mes más en el año porque jamás llegas a tiempo, tal vez aqui te encuentres.
Si olvidas tus llaves, tus telefonos, tus compromisos, lo que te han dicho o ibas a decir....la cara del mozo, el nombre de la mujer de tu socio....estas en el horno si sos un adulto. Pero puede que tengas TDAH.
Si te sientes irresponsable, avergonzado, humillado y por sobre todo desconcertado porque por momentos tu funcionamiento parece exactamente igual que el del resto....
Tal vez aqui encuentres una pista. Si recuerdas el link...
Aquí estoy para a ayudarte a que lo recuerdes. Te espero en este espacio, para que entres, leas, comentes, compartas con otros y siempre regreses por mas!
Nos vemos
Norma Echavarria
Médica Psiquiatra

domingo, 29 de julio de 2012

Bengalas en la noche, adultos en relación de dependencia.

Nunca tuve que usarlas. Las bengalas, digo.

Navegar me encanta, y cuando lo hacía en muchas oportunidades navegue por la noche.
La oscuridad en el mar, es imponente.
Pero lo mismo sentí en el anchísimo Río de La Plata. Nuestro famoso Mar Dulce.

En medio de 360º de horizonte, tener miedo a esa inmensidad era algo natural para mí, e imagino cosquillas en muchos otros, aunque al leer no se puedan sumar a mi registro emocional.
.
Volviendo a mi relato, siempre estuve atenta a los elementos de supervivencia y de seguridad, llevar bengalas en el velero me hacia sentir a salvo.
Pensaba, que arrojando una bengala, o varias, siempre alguien podría venir a darnos ayuda.
Que iba a ser como una batiseñal en el cielo de la Ciudad Gótica...

Y la noche cerrada, esa inmensidad de la nada...la inseguridad que registrase entonces,  hoy es para mí comparable a una  mezcla de miedo, pánico, angustia, desasosiego y alerta que muchos adultos con TDAH transmiten ni bien logran dar con quien efectivamente logre entender su mensaje.

Pedidos de auxilio, miradas de angustia, sentimiento de desesperanza y el simultáneo miedo a ser descubiertos, conviven paradojalmente mientras tiran bengalas para que los rescaten.

Adultos que VIVEN EN ALGUNA RELACION DE DEPENDENCIA. Adultos que lloran porque dicen sentirse niños, y que lo hacen porque muchas veces se comportan como tal. Adultos que sufren crónicamente su disfunción muchas veces en la mas absoluta ignorancia.

 Crecer implica aprender a vivir en interdependencia, pero el TDAH, como el diablo, mete la cola para no permitir que esto suceda como debiera.

Por que razón sigue siendo tan difícil que los profesionales puedan realizar un adecuado diagnóstico y tratamiento en adultos? Por que razón el TDAH en los adultos no es motivo de interés para la Salud Pública?

Creo que lo he repetido tanto, que ya esta disfónico mi teclado, pero enumerarlas tal vez hoy permita que circule la lista cual bengala de rescate.

FACTORES QUE DEPENDEN DE LOS SINTOMAS


  • Los síntomas de aquellos que llegan a adultos cumpliendo medianamente con los requerimientos sociales, económico, culturales, etc, suelen quedar enmascarados, por el esfuerzo de compensación desgastante de quien los porta.
  • Los síntomas de hiperactividad, que son los que ayudan mas fácilmente a ser vistos, disminuyen a medida que los niños se hacen adolescentes, y luego adultos.
  • La hiperactividad, se internaliza como una inquietud que hasta es de difícil explicación llegado el caso, basta ver sus pies, sus piernas y sentir que si tuvieran una pista despegarían!
  • La desatención pasa a ser mas un problema de Organización. Problemas en el manejo del tiempo, del espacio, de dinero, serán solo una parte, de lo que los avergüenza y los lleva a esconderse.
  • La impulsividad, puede ser mas visible, pero inespecíficas a los ojos de quien desconoce el patrón del problema. Gastos, juego, enojo, sexo, tabaco, alcohol, comida, pueden ser áreas a explorar en busca de trazas de impulsos.
  • Síntomas que son conductas naturalmente humanas, inespecíficas y muchas veces compartidas por otros problemas es decir, para encontrarlos hay que saber que buscar. 
  • Muchos síntomas solo son visibles en la convivencia. Muchos se enmascaran y se camuflan, pero son el alimento de la vivencia de inadecuación de quien los porta.

Y elijo seguir remando...

Nuevamente al agua.
A remar porque la vida lo merece.
Junto al sol, al viento, al silencio y sola con mi mente durante mas de dos horas y media...
Invierno dulce, soleado y frío. Majestuosa oportunidad de dejar que mi piel sea acariciada por el sol, mientras me voy quitando las capas de ropa cuidadosamente superpuestas, para poder elegir la comodidad y el cuidado frente al frío.

Cada momento, cada partida, cada regreso, me detengo un momento y elijo como seguir.

A mi regreso me esperaban mis hijos, mi casa, mi trabajo y mi compromiso con el bloque de remo.
Si, porque remar es una pasión y un refugio.
Aun cuando la corriente siempre se las arregla para darme trabajo...mis piernas se aquietan y mi mente se relaja...mis músculos danzan...
Una vida, 36 años remando contra la corriente, sin saber del TDAH. Otra vida desde los 46 medicada.

Desde entonces, remar tiene otro sentido.
Mi clara recomendación?
Sin hacer ejercicio el Deficit Atencional es mas áspero y asfixiante.
Tengo amigos maratonistas, pero correr no es mi fuerte.
Se patinar, andar en bicicleta, y camino....pero nada nada, equipara mis palas en el agua, sincrónica y metódicamente.
Piensen, elijan al menos una actividad física.
Pero háganlo conscientemente.
Elijan disfrutarla, no se la impongan ni esperen nada mas que el bienestar a cambio.
Yo elijo seguir remando.
Un abrazo y espero que para la próxima todos, pero todos todos, hayan podido salirse del sofá, la cama o la silla
Vale la pena el intento


Norma Echavarria